Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

7 mayo, 2021 – Espiritualidad digital

Divinas niñerías

Recuerdo, de cuando era niño, aquella expresión con la que nos apartábamos del amigo que nos había tratado mal: «Ya no te ajunto». ¿Lo decías también tú?

Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando.

– Y, si no lo hago… ¿Ya no me «ajuntas», Jesús? ¿Dejarás de ser mi amigo si te desobedezco?

– No. Yo seré tu amigo siempre. Pero tú serás mi amigo sólo si cumples mis mandamientos. Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Aunque yo sea amigo tuyo, tú no puedes ser amigo mío si no estás conmigo. Amando a tu prójimo me «ajuntarás». A vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. Pero tú no podrás escucharlo si no estás cerca de mí; amando a tu prójimo como te he amado yo estarás cerca de mí y escucharás mis secretos. Estarás, como mi Madre, al pie de la Cruz, donde encuentro al discípulo amado. Y allí verás que yo doy la vida por mis amigos. No por todos, sino por mis amigos; por aquellos que quieren ser amigos míos; por aquellos que me «ajuntan».

(TP05V)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad