Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

21 abril, 2021 – Espiritualidad digital

Desaparecida en combate

Ojalá pudieras hacer tuyas dos de las palabras que dice hoy el Señor:

He bajado del cielo no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado. Jesús se refiere a su Padre, pero a ti te ha enviado Él: Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo (Jn 20, 21). Ojalá cada mañana pudieras decir: «Me levanto de la cama y comienzo un nuevo día, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del Señor»: cumplir sus mandamientos, extender su reino, obedecer las indicaciones recibidas en la dirección espiritual, servir a los sentimientos del corazón de Cristo… Y, cuando esa voluntad del Señor no coincida con la tuya –¡tantas veces!– negarte a ti mismo.

Esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en él tenga vida eterna. Si fuésemos obedientes, quien nos viera no nos vería a nosotros, sino a Cristo, y nuestras vidas moverían a muchos a la fe. Si esto no sucede, si se nos ve demasiado a nosotros mismos, es porque rezamos, pero no obedecemos. La virtud de la obediencia está desaparecida en combate. Urge recuperarla si queremos que el mundo crea.

(TP03X)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad