Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

17 abril, 2021 – Espiritualidad digital

Creo en la resurrección de la carne

Los fantasmas ya no asustan a nadie; no han perdido punch, pero han pasado de moda. Ahora tenemos a los zombis, que visten más en Hollywood. Pero, en ambos casos, el susto corre a cuenta del cuerpo. En el caso del fantasma, un espíritu humano sin cuerpo nos aterra; es la peor de las mutilaciones, la de un hombre que no puede tocar, ni abrazar, ni rascarse, porque no tiene cuerpo que llevarse al alma. En el caso del zombi, es el cuerpo corrompido por la muerte el que nos produce pánico; tanto como la muerte misma, porque un zombi está muriendo sin terminar de morir.

Vieron a Jesús que se acercaba a la barca caminando sobre el mar, y se asustaron. Como sucedería el domingo de Resurrección, lo tomaron por un fantasma.

Soy yo, no temáis. Ese saludo será completado en Pascua: Daos cuenta de que un espíritu no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo (Lc 24, 39).

Hoy, fantasmas y engendros resultan vencidos. Hoy quedan en evidencia quienes se sumergen en negras sesiones de espiritismo. Hoy, en Cristo, el cuerpo humano ha triunfado sobre la muerte. Hoy nuestros miembros mortales se llenan de esperanza. ¡Alegraos!

(TP02S)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad