Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

13 abril, 2021 – Espiritualidad digital

Cuando sabemos lo que no sabemos

Darle la vuelta a una frase no siempre da como resultado hacerle decir lo contrario de lo que dice. En ocasiones, cuando das la vuelta a una frase la comprendes mejor. Por ejemplo:

El viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Si le damos la vuelta, quizá entendamos: «El viento viene de donde no sabes, y va adonde no sabes».

Jajaja, ahora entiendes menos aún, Nicodemo. Ok, te lo explico: la palabra «ruah» se traduce como «viento», pero también como «aliento» y como «espíritu». El «Ruah Yahweh» es el Espíritu de Dios. Y ese Espíritu viene «de donde no sabes», es decir, del Cielo, sobre el que nada sabes porque sobrepasa toda inteligencia. Y va «a donde no sabes», es decir, al Cielo. Entre que viene y va, te lleva a ti con él «a donde no sabes». Somos hojas de Dios llevadas por el Viento si obedecemos al Espíritu. Así es todo el que ha nacido del Espíritu.

Si vives así, serás peregrino en la tierra. Y muchos, al conocer tu vida y ver tu alegría, se preguntarán de dónde vienes y a dónde vas. Serás testigo del Espíritu.

(TP02M)

Abrir y escuchar en varios idiomas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad