Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

5 abril, 2021 – Espiritualidad digital

Vuelve tú también a Galilea

Galilea… Allí, junto al lago, comenzó todo. Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres (Mt 4, 19). Aquellos cuatro jóvenes sintieron que el horizonte de sus vidas se rasgaba, de repente, ante sus ojos, y el corazón se ilusionaba con luces nuevas. Entusiasmados, no dudaron en dejar atrás cuanto tenían para seguir al Maestro.

Tres años trepidantes y, de repente… Se hizo de noche. Las gentes huyeron, la faz del Maestro, coronada de espinas y cubierta de esputos, se oscureció. Retrocedieron asustados, y murió Jesús. La luz que aquella mañana brilló sobre el lago se apagó en sus corazones como lámpara mojada por la lluvia. Pensaron que todo había terminado.

Id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán. En ocasiones, cuando perdiste algo en el camino, debes volver atrás. Volved a Galilea, al amor primero. Recuperad la ilusión, volved a empezar, que el horizonte está más abierto que nunca a los cielos, y la luz brilla más fuerte que entonces.

¿Qué te ha sucedido desde que te enamoraste? ¡Vuelve tú también a Galilea, al amor primero, que ha resucitado el Señor y te llama, como entonces, porque todo es nuevo hoy!

(TP01L)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad