Misterios de Navidad

27 marzo, 2021 – Espiritualidad digital

¡Silba fuerte, buen Pastor!

Mañana comienza la Semana Santa, y será difícil, al rezar las Horas, no emocionarse al recitar el himno: «Bien sé, pastor divino, que estás subido en alto, para llamar con silbos, tan perdido ganado»… ¡Qué imagen tan preciosa, la del Pastor subido a la Cruz para reunir al rebaño! ¿Acaso no había dicho: Cuando yo sea elevado sobre la tierra atraeré a todos hacia mí (Jn 12, 32)?

Jesús iba a morir por la nación; y no solo por la nación, sino también para reunir a los hijos de Dios dispersos. ¡Hazlo, Señor! Elevado sobre la Cruz, silba, buen Pastor, y atrae hacia ti todos mis sentidos y potencias, mi voluntad, mi memoria, mis afectos, mi entendimiento y, sobre todo, mi mirada. Atrae a todos los que están lejos: atrae a los tibios, y abrásalos; atrae a los muertos, y dales vida; atrae a los vivos, y dales fe… Atrae a todos hacia Ti, oh Señor.

Haz que tu silbido, ese último aliento que entregaste desde el Madero, resuene en todos los templos, rompa sus piedras, quiebre sus puertas, y se extienda por calles y plazas, mercados y escuelas. ¡Silba fuerte, buen Pastor! Despierta a tus ovejas, que están dormidas.

(TC05S)

Abrir y escuchar la entrada
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad