Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

19 marzo, 2021 – Espiritualidad digital

Sin rechistar

Me hace gracia eso que se dice a los niños: «obedecer sin rechistar». Lo he oído desde pequeño, pero nunca me pregunté qué significa «rechistar». Significa emitir sonidos, como para comenzar a hablar. Vamos, algo así como «eh… eh…», mientras se levanta el dedo índice de la mano derecha.

Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor. Definamos ahora «sin rechistar». Y «sin rechistar» significa san José. Escucha el anuncio del ángel, que cambia sus planes por segunda vez: primero soñaba con desposarse con María y tener una prole abundante, como cualquier joven judío; después, tras la conmoción que le produjo el anuncio de María sobre el niño que esperaba, decidió repudiarla en secreto; y ahora el ángel le dice que será custodio del Hijo y la esposa de Dios.

¡Cualquiera le rechista a un arcángel! Y más, si te anuncia que serás el «hombre de confianza» de Dios, que vivirás con la mujer más maravillosa de la Historia, y que el propio Hijo del Altísimo te llamará «papá».

¡Bendito san José, que guardaste a la Virgen y a Jesús! Custodia también nuestras almas, para que jamás rechisten ante los amorosos designios de Dios.

(1903)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad