Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

22 febrero, 2021 – Espiritualidad digital

No estamos en venta

A lo largo de los siglos, la promesa que Jesús hizo a Pedro ha sido, para la Iglesia, una garantía de que su esperanza no se vería defraudada:

Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.

Algún ingenuo (si alguno queda) podría pensar que, fundada en esa esperanza, la Iglesia permanecería a cubierto de todas las tempestades. Pero ciertas ingenuidades se curan leyendo, y cualquiera que se haya asomado a la Historia sabe que no ha sido así. Aunque la Iglesia ha permanecido firme durante veinte siglos, el cumplimiento de la promesa ha sido de todo menos pacífico. La barca de Pedro se ha tambaleado, se ha visto cubierta por las olas, ha hecho aguas por mil sitios, y los vientos la han hecho zozobrar hasta casi hundirla.

Hoy, el «poder del infierno», quizá por vez primera, tiene rostro amable. Satanás se ha maquillado bien. Y tienta a la Iglesia con la corrección política. «No quiero que desaparezcas» –le dice–, «sólo quiero que no desentones en Netflix. Adáptate a los tiempos, y yo me encargaré de que brilles como nunca».

Saldremos también de ésta; seguro. La Cátedra de Pedro no está en venta.

(2202)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad