Misterios de Navidad

10 enero, 2021 – Espiritualidad digital

Una inyección de autoestima

Mira el retrato ecuestre del emperador Carlos V pintado por Tiziano. ¿Verdad que inspira reverencia? Los retratistas de reyes parecen seguir una consigna: dignidad.

Cuando admires esos retratos, recuerda que hay más dignidad en ti que toda la que cabe en el Museo del Prado.

Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco. Esa voz está dirigida a ti. No es que seas hijo de Dios como Cristo (¿quién podría compararse a Él?), es que eres Cristo. Por el Bautismo, Cristo mora en tu alma en gracia, y su Espíritu hace que Él y tú seáis uno.

Eres hijo de Dios; Dios te ama y se complace en ti. Todo lo creado te pertenece. Y llamas a Dios «Abbá», «Papaíto». Si una vez fuiste esclavo, ahora eres hijo, y, por tanto, libre. Tan libre eres, que ya no necesitas agradar a criatura alguna, sino sólo a tu Padre, Dios.

¿Recuerdas ese prefacio de Navidad? «Por esa unión admirable, nos hace a nosotros eternos». La misma eternidad de Cristo te pertenece, y reinarás en el Cielo con Él.

Quiérete. Trátate bien. Y no temas nada, salvo al pecado, que te despoja de tu dignidad y te devuelve a la esclavitud.

(BAUTSRB)

“Misterios de Navidad

“Misterios de Navidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad