Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

3 enero, 2021 – Espiritualidad digital

Loco por ti

Aristóteles ha sido una de las grandes cabezas de la Historia. Y, en su portentosa inteligencia, aseguró que existía un solo Dios. Ese Dios era el motor primero, la causa incausada, el «ipsum esse subsistens» (latinajo equivalente al «ser en sí»), el creador de todo cuanto existe… Pero –seguía diciendo el sabio– a ese Dios que nos ha creado no le importamos lo más mínimo. Hasta ahí puede llegar la inteligencia cuando un sabio la exprime hasta el final.

Lo que viene después nos lo tuvo que decir Dios, porque nosotros jamás lo hubiéramos adivinado: El Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros.

Es la consumación de un misterio ya insinuado en las Escrituras santas: a Dios le importamos, Dios nos ama, Dios quiere caminar con nosotros. Y, llegada la plenitud del tiempo, Dios se ha hecho carne para estar cerca de cada hombre.

Si Aristóteles hubiese visto un sagrario, y hubiese escuchado las palabras de san Juan, habría caído de rodillas asombrado, como los Magos. Jamás la inteligencia humana hubiera atisbado esa predilección del Creador por sus criaturas. Y, aun conociéndolo, le parece como si Dios hubiese enloquecido de Amor.

Te resumo la Navidad: Dios está loco por ti.

(TNB02)

“Misterios de Navidad

“Misterios de Navidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad