Misterios de Navidad

30 diciembre, 2020 – Espiritualidad digital

Sobria ebrietas

No me gustan los villancicos de borrachos. Y decirle a la Virgen «dame la bota, María, que me voy a emborrachar» me parece una irreverencia. La bebida y la comida tienen, desde luego, su espacio en la Navidad, pero ese espacio no es el de la borrachera y el petardo. Es otra cosa.

No se apartaba del templo, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones noche y día. El ayuno y la oración habían preparado durante años a esta misteriosa mujer para captar las dulzuras del Espíritu. Y, tras una larga espera, en su ancianidad recibió el gozo que hizo que todos aquellos ayunos hubieran merecido la pena.

Mucha gente cree que se alegra porque bebe, pero no es verdad. Esa alegría es espesa y falsa; deja mal cuerpo, y peor alma. La alegría de Ana es mucho más real: nace del espíritu y sale a borbotones por la boca. No puede callar, porque está ebria con la «sobria embriaguez» del Espíritu. Ha ayunado y orado durante años; no se alegra porque bebe. Y, sin embargo, si alguien le hubiese dado a Ana una copa de champán en aquel momento, con gusto habría brindado por el Niño Dios.

Pues eso.

(3012)

“Misterios de Navidad

“Misterios de Navidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad