Misterios de Navidad

29 diciembre, 2020 – Espiritualidad digital

Que no es invierno, sino primavera

Mucha gente está triste en invierno. Las pocas horas de luz se vuelven plomizas si no llega la nieve para darles un toque de alegría. El frío tras la puerta te hace pensártelo dos veces antes de salir de casa. Y el paisaje tras la ventana es tan oscuro, que tienes que encender la luz de la habitación, como si fuera de noche.

Las tinieblas pasan, y la luz verdadera brilla ya. Pero ¿a dónde estás mirando? Escogiste la ventana equivocada. Ve al Belén de tu casa, mira al Niño Dios … ¿No te das cuenta? ¡Que no es invierno, sino primavera!

Porque mis ojos «han visto a tu Salvador», a quien has presentado ante todos los pueblos: «luz para alumbrar a las naciones». ¡Qué luz tan preciosa! ¿Cómo no dejarse bañar en ella? Belén es un día de primavera, de ésos en los que uno se siente alegre casi sin querer. El Sol brilla y calienta. ¡Cómo calienta! Aproximé mis manos al Niño como si fuera una hoguera, pero las retiré, porque no era necesario. Todo yo estoy bañado en luz y calor. Ahora entiendo que los pastores pasaran la noche al raso.

Ha nacido Dios. ¿Cómo estar tristes?

(2912)

“Misterios de Navidad

“Misterios de Navidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad