Misterios de Navidad

14 diciembre, 2020 – Espiritualidad digital

Cara de póker

Siempre me ha hecho gracia ese diálogo de Jesús con los sumos sacerdotes a cuenta de Juan:

– ¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad? – Os voy a hacer yo también una pregunta; si me la contestáis, os diré yo también con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan ¿de dónde venía, del cielo o de los hombres?

Es como una partida de póker: «Descubre tú tus cartas, y entonces yo descubriré las mías». Entre tanto, ambos jugadores se miran con… con cara de póker, evidentemente.

Y pienso en la oración mental, en ese diálogo «cara a cara» que los cristianos deberíamos tener cada día con nuestro Señor. Se me ocurre que, en ocasiones, el alma y Cristo se miran con cara de póker. Y le dice el Señor al alma: «¿Por qué no te sinceras conmigo? No tengas miedo, descubre ante Mí tus debilidades, tus pecados, tus tristezas, tus soledades. Y entonces yo te mostraré mi rostro, mi sonrisa, esa sonrisa que tengo guardada para ti cuando te me muestras tal cual eres. ¿O prefieres que nos quedemos mirando los dos el uno al otro, con esta cara, mientras haces como que lees un libro?»

(TA03L)

“Misterios de Navidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad