Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

8 noviembre, 2020 – Espiritualidad digital

Todo depende de una llama

El día de tu bautizo, una vela fue encendida en el fuego del cirio pascual. Representaba a tu alma, recién encendida en la gracia de Dios. Entonces se encomendó a tus padres que mantuviesen viva esa llama; que procurasen que el pecado no apagara la gracia divina en tu alma.

Cuando fuiste confirmado, te hiciste cargo de esa vela. A partir de entonces, asumiste la gravísima responsabilidad de mantenerla encendida, de vivir en gracia hasta tu muerte.

A medianoche se oyó una voz: «¡Que llega el esposo, salid a su encuentro!» Entonces se despertaron todas aquellas vírgenes y se pusieron a preparar sus lámparas.

Cuando Dios te llame, sólo te dejará entrar en el Banquete si la llama de esa vela sigue ardiendo. De otra forma, escucharás lo que escucharon las vírgenes necias: En verdad os digo que no os conozco.

Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora. Lo importante no es morir en gracia de Dios, sino vivir en gracia de Dios. Porque, normalmente, uno muere como ha vivido. Así que no te dejes engañar por falsas urgencias o preocupaciones innecesarias. Lo único que te importa en la tierra es vivir en gracia de Dios.

(TOA32)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad