Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

4 noviembre, 2020 – Espiritualidad digital

Nada más triste que un santo a medias

Imagino la tristeza en el corazón del Señor:

¿Quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran.

Nada más triste que un santo a medias; una «buena persona» que emprendió su camino sin llegar hasta el final; un cristiano tibio que, llegado a la falda del Calvario, renegó de la Cruz. Con razón se burlan los que miran; qué mal ejemplo ofrece quien sólo es cristiano «hasta cierto punto».

Si te sientas a calcular los gastos, y cuentas sólo con tus fuerzas, sería locura aspirar a la santidad. ¿Te ves capaz de imitar las gestas de Francisco de Asís, de Teresa de Jesús o de Ignacio de Loyola? ¡Claro que no! Yo tampoco. Pero no olvides que cuentas con toda la gracia de Dios. Acude a los sacramentos, déjate enriquecer por Él. La gracia obrará en ti el milagro de la santidad.

Quien tiene toda la gracia de Dios para él solo no puede quedarse en «santo a medias». Los que mirasen se reirían, pero lloraría Dios.

(TOP31X)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad