Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

2 noviembre, 2020 – Espiritualidad digital

Un juicio, una mirada

¿Qué sucede después de la muerte? La doctrina cristiana nos habla del «juicio particular». Pero ese juicio cabe, entero, en una mirada entre Dios y el alma.

Quien ha vivido mirando al Cielo, anhelando, más que nada en este mundo, contemplar el rostro de Cristo, tendrá en esa mirada la consumación de sus anhelos. Y entonces, el juicio particular se resolverá en el abrazo de dos amigos que, al fin, han llegado a estar tan juntos como deseaban.

Quien ha vivido entre el Cielo y la Tierra, llevando el corazón y los ojos de las criaturas a Dios y de Dios a las criaturas, tendrá en esa mirada el inicio de un camino. El alma le pedirá abrazarse al Señor, pero necesitará primero liberarse de los apegos que la han atado al mundo. Sólo el hambre la liberará. Y nuestros sufragios, que le obtendrán ayuda en ese camino de purificación.

Quien ha vivido huyendo de Dios, al encontrarse cara a cara con Él… Huirá. Y se perderá a sí mismo para siempre. Por esas almas hay que rezar mucho, y pedirle al Señor que, antes de la muerte, al menos hayan dirigido sus ojos al Cielo, como el buen ladrón.

(0211)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad