Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

21 octubre, 2020 – Espiritualidad digital

Si Dios se tapase los ojos…

Cuando el criado de la parábola, antes de dar rienda suelta a sus instintos, se dice: Mi Señor tarda en llegar, está dando a entender que sólo obra bien por temor al castigo. Razona como el malvado del salmo: Dios no lo ve, el Dios de Jacob no se entera (Sal 94, 7).

¿Cómo actuarías tú si Dios se tapase los ojos? Si, por unas horas, supieras que el Señor no iba a mirarte, ¿seguirías procurando hacer el bien, o tomarías esas horas como unas «vacaciones», y darías rienda suelta a tus malos deseos? Te lo pregunto de otra manera: ¿Obras por temor, o encuentras gozo en la ley de Dios?

En todo caso, preferimos que Dios nos mire. Un solo minuto en que Dios no nos mirase sería, para nosotros, la muerte. Necesitamos esa mirada, que no es una amenaza, ni la inspección de un tirano sobre sus súbditos, sino la mirada cariñosa de un Padre que se complace en nosotros y nos protege. Los ojos de Dios nos sostienen.

Ojalá siempre, bajo esa mirada amorosa, encuentres gozo en cumplir la ley de Dios, que es más dulce que la miel de un panal que destila (Sal 19, 11).

(TOP29X)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad