Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

20 octubre, 2020 – Espiritualidad digital

Ceñida la cintura

La parábola de los criados que esperan a su señor es, en el evangelio de san Lucas, la versión breve, y en masculino, de la parábola de las diez vírgenes del evangelio de san Mateo. Como allí, el esposo llega entrada la noche, a la segunda vigilia o a la tercera.  También como allí, vuelve de su boda. Y, también como allí, es preciso tener encendidas las lámparas durante la espera.

Algo añade la parábola de Lucas: Tened ceñida vuestra cintura. Los criados deben mantener el abrigo puesto, estar preparados para salir en cualquier momento. Ya se ve que, en esta parábola, el banquete se celebra en otro lugar, al que serán llevados por el propio esposo.

¿No es ésa nuestra vida? ¿No estamos esperando a que el Señor vuelva y nos lleve al Cielo? Estamos en este mundo como en nuestra casa, pero siempre al borde de la puerta, mirando el alma hacia el Cielo. Estamos en esta vida, pero no como quien se arrellana en el sillón con la cerveza y las zapatillas, sino como quien está dispuesto a salir en cuanto el Señor llegue. Sin apegarnos a nada ni a nadie, y en perpetua y constante oración.

(TOP29M)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad