Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

17 octubre, 2020 – Espiritualidad digital

Algo peor que el pecado

Me pregunto si, después de haber negado tres veces al Señor, recordaría Simón aquellas palabras: Todo el que diga una palabra contra el Hijo del hombre podrá ser perdonado, pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo no se le perdonará.

Como si hubiera tenido presente la futura traición de Pedro, Jesús le estaba consolando por adelantado: «Aunque me niegues, aunque jures que no me conoces, no desesperes. Podrás ser perdonado, siempre que no reniegues del Espíritu. Si confías en mi perdón, y crees que mi Espíritu puede limpiar tu culpa, acércate sin miedo a mí, y tu pecado será purificado para que tengas vida nueva.

» Pero si reniegas de mi Espíritu, si haces ascos a la confesión de tus culpas, si no aceptas el perdón que te llega a través de las manos del sacerdote en la Iglesia, entonces jamás podrás ser purificado de tus faltas».

Decimos, con frecuencia, que el pecado es lo peor que puede sucederle a un hombre sobre la tierra. Pero, a la vista de estas palabras, quizá debiéramos decir que hay algo peor, incluso, que el pecado: la desconfianza en el perdón que lleva al pecador a no acercarse a recibir la absolución.

(TOP28S)