Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

14 octubre, 2020 – Espiritualidad digital

No permitas que me olvide

Me gusta escribirlo con mayúscula: el Amor de Dios. Así lo distingo de todos los demás amores, que no son sino su tímido reflejo, tantas veces empañado por nuestros egoísmos y cicaterías. No; no es lo mismo un amor que el Amor. El Amor lo es todo. Si nos diésemos cuenta, realmente, de cómo somos amados, seríamos los más felices de entre los hombres.

Por eso me parece terrible el reproche que el Señor profiere ante los fariseos: Pasáis por alto el amor de Dios. Creo que ahí está la causa de muchísimas tristezas.

Señor, que jamás pase yo por alto tu Amor. Concédeme recordar, muchas veces al día, que me amas locamente, que me miras y «se te cae la baba», que no dejas de sonreírme como a tu hijo predilecto. Y que, cuando hago mal las cosas, cuando te olvido y te ofendo, Tú me sigues amando, y no debo tener vergüenza de mirarte, porque encontraré de nuevo tu sonrisa y tus brazos abiertos hacia mí.

Pase yo por alto las horas del día, pase por alto la lista de la compra, pase por alto el ticket del aparcamiento, pero jamás, ¡jamás! pase yo por alto tu Amor.

(TOP28X)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad