Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

5 septiembre, 2020 – Espiritualidad digital

Todo un chollo

Ayer veíamos cómo, mientras los fariseos ayunaban, los discípulos del Señor comían y bebían. Es que estar junto al Señor conlleva ciertos privilegios; es un chollo, vamos. No sólo comes y bebes mientras los demás ayunan, sino que, además, arrancas espigas un sábado y te las comes como si tal cosa.

Sus discípulos arrancaban y comían espigas, frotándolas con las manos. Unos fariseos dijeron: «¿Por qué hacéis en sábado lo que no está permitido?» Respon­diendo Jesús, les dijo: «El Hijo del hombre es señor del sábado». Lo cual equivale a decir: «El sábado es mío, y mis amigos hacen con él lo que quieran». O sea, que no sólo frotas y comes espigas en sábado, sino que, encima, el Señor mismo te defiende.

No acaban ahí los privilegios de estar junto al Señor. Después de resucitar, Jesús dirá que los suyos expulsarán demonios, agarrarán serpientes, beberán venenos sin inmutarse… ¡Vaya chollo!

Y, por encima de todo, uno de los grandes privilegios de los discípulos de Cristo: somos hijos de Dios, y tenemos por madre a la Virgen santísima, la madre de Jesús. Con tanto privilegio encima, tendremos que pedirle a Ella que jamás cometamos la estupidez de separarnos de Cristo.

(TOP22S)