Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

1 septiembre, 2020 – Espiritualidad digital

Calle toda carne ante el Señor

El Demonio es un embaucador. Si no, que se lo pregunten a Eva. Ella fue la primera en entrar en conversación con semejante individuo. Parece mentira que, después de tanto tiempo, sigan siendo muchos quienes, ante la tentación, procuran buscar una «salida dialogada», ni tan drástica que les duela, ni tan desvergonzada que los condene.

¡Cállate! Esta es la palabra de Jesús para los demonios. Calló a Satanás en el desierto, y sigue mandando callar a sus secuaces.

Los manda callar, porque ellos no tienen remedio. Los hombres, sin embargo, mientras estamos en este mundo, aun tenemos remedio, y, por eso, la palabra del Señor para nosotros es «Escucha»: Escucha, Israel (Dt 6, 4)… El que escucha estas palabras mías (Mt 7, 24)… Este es mi Hijo, el amado, en quien me complazco. Escuchadlo (Mt 17, 5).

Algo queda claro: el único que debe hablar es Cristo. Él es el Verbo de Dios. ¡Calle toda carne ante el Señor! (Zac 2, 17). A nosotros nos corresponde escuchar, no a los demonios, sino a Cristo. ¿Cuánto tiempo dedicas cada día a la meditación del Evangelio?

Y, una vez que lo hemos escuchado, también nosotros hablaremos, para proclamar lo que dice Él.

(TOP22M)