Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

31 agosto, 2020 – Espiritualidad digital

Buena noticia, según para quién

De Jesús dijo el anciano Simeón que estaba puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten (Lc 2, 34). Sucedió entonces, y sigue sucediendo hoy: Cristo es buena noticia para muchos, y mala noticia para otros.

Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista. Quien así se presenta ante su pueblo se convierte en la mejor noticia para los pobres, los cautivos y los ciegos. Todos ellos encontrarán en Él su salvación, y se alegrarán con su visita.

Pero hay otros, de quienes está escrito: Porque dices: «Yo soy rico, me he enriquecido, y no tengo necesidad de nada» (Ap 3, 17)Somos linaje de Abrahán y nunca hemos sido esclavos de nadie (Jn 8, 33)Si estuvierais ciegos, no tendríais pecado; pero como decís “vemos”, vuestro pecado permanece (Jn 9, 40). Para todos éstos, Jesús fue la peor de las noticias, porque era quien les recordaba lo que no estaban dispuestos a admitir: Que tú eres desgraciado, digno de lástima, pobre, ciego y desnudo (Ap 3, 17).

¡Qué difícil es predicar la buena noticia a una sociedad que se ha endiosado, sin sufrir martirio!

(TOP22L)