Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

25 agosto, 2020 – Espiritualidad digital

Lo más grave de la ley

El reproche de Jesús a los fariseos lleva incluido, también, un regalo para ellos y para nosotros. Nos anuncia el Señor, para que no lo perdamos de vista, qué es lo más grave de la ley, es decir, lo más sagrado y querido por Dios:

¡Descuidáis lo más grave de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad!

Tan graves y sagradas son esas tres luces del cielo, que quiso el Señor clavarlas en la Cruz, para que no dejásemos de contemplarlas.

En la Cruz se cumple la justicia, porque allí ofreció el sumo Sacerdote el sacrificio capaz de expiar todos los pecados cometidos por los hombres.

En la Cruz se derrama la misericordia, porque, en el manantial que brota del costado abierto del Salvador, bebe el pecador el Amor que lo limpia por dentro.

En la Cruz se cumple la fidelidad, porque Dios se muestra fiel a su promesa de no abandonar jamás a su pueblo.

Ahora te toca a ti. Abraza esas tres luces encendidas en el Madero. Haz penitencia, únete al sacrificio. Trata con misericordia a tu prójimo, pecador como tú. Y sé fiel hasta la muerte al Señor que te ha sido fiel a ti.

(TOP21M)