Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

21 agosto, 2020 – Espiritualidad digital

La Ley y la Cruz

La expresión «quebrantamiento de la ley» nos sugiere un incumplimiento de las normas. Pero hay otro modo de romper la ley. Cristo –lee a san Pablo, y te lo explicará mejor que yo– rompió la Ley de Dios, la reventó, y la hizo saltar en pedazos. Pero no la incumplió.

Amó hasta el extremo (Jn 13, 1). Al llevar el mandamiento hasta el extremo, rasgó sus costuras, y lo abrió a los abismos del Amor divino.

Decía la Ley: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente. Pero, para amar así, es preciso que corazón, alma y mente se mantengan enteros. En la Cruz, el corazón de Cristo fue taladrado, su alma fue anegada en tristeza, y su mente circundada de espinas. Y ofreció Cristo al Padre un corazón roto, un alma abatida y una mente exhausta.

Decía la Ley: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Pero Cristo se entregó a sí mismo a la muerte para amarnos. Se inmoló, consagró su vida al Padre desde un monte cubierto de tinieblas para que fuésemos liberados del poder del Maligno.

La Ley quedó rota, y los caminos del Amor abiertos.

(TOP20V)