Lirbos de José-Fernando rey ballesteros

20 agosto, 2020 – Espiritualidad digital

Muchos son los llamados

Nada más alentador, para la esperanza de un cristiano, que esa frase del rey que celebraba la boda de su hijo: A todos los que encontréis, llamadlos a la boda.

No existe una sola persona en este mundo a quien no quiera Dios salvar; no hay un alma que no esté invitada a las bodas del Cordero. Y, sin embargo, muchos son los llamados, pero pocos los elegidos. ¿Por qué?

Hay muchos llamados que no lo saben, porque nadie se lo ha anunciado. Imagina, por un momento, que en el Juicio Final fuera acusada una persona que trabajó o vivió a tu lado durante años. Y que, en su defensa, replicase: «¡Nadie me lo anunció!». ¿Puedes suponer cómo te miraría, en ese momento, el Juez a ti?

Otros han recibido la invitación, pero se han negado a acudir. Uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios, los demás agarraron a los criados y los maltrataron y los mataron. No estaban «para misas». Pero el banquete de la Misa es el mismo banquete del Cielo.

Ahora mírate a ti. No te conformes con invitar al cuerpo a misa. Trae también el corazón, el pensamiento y el alma. Venid todos.

(TOP20J)

Abrir y escuchar en varios idiomas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad