Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

15 julio, 2020 – Espiritualidad digital

¿Descansas, Jesús, cuando me miras?

Mira Jesús a los apóstoles, y descansa. Eleva, después, la mirada al cielo, y brota de sus labios una acción de gracias:

Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a los pequeños. No se pueden entender estas palabras, en toda su dimensión, si las separamos del evangelio de ayer. Jesús había mirado a Corozaín, a Betsaida y a Cafarnaúm, y se había echado a llorar. Todo lo que veía en ellas era soberbia. Las había privilegiado amorosamente con milagros y les había hablado del reino de los cielos. Pero ellos, tras beneficiarse de los milagros, se negaron a creer en las palabras del Señor. Eran tan sabios y entendidos  que no se dejaban instruir. Y, así, juzgaban las palabras de Jesús según su propia «sabiduría».

Mira, después, a los apóstoles, y encuentra descanso. Eran personas sencillas; apenas entendían las palabras del Señor, pero las acogían en su interior como venidas de Dios, y se dejaban educar como el discípulo a los pies del maestro.

Señor, cuando me miras a mí… ¿Lloras, o descansas? Hazme humilde, Jesús, que yo quisiera hacerte descansar.

(TOP15X)