Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

28 junio, 2020 – Espiritualidad digital

Ama mucho; ama bien

sagrado corazónNo aceptes, en tu corazón, ningún afecto que no esté bien guardado en el Corazón de Cristo. Ojalá quieras mucho a los tuyos. Ojalá quieras mucho a tus amigos. Ojalá quieras mucho a tus enemigos. Ojalá quieras mucho a quienes apenas conoces. Ojalá te reviente el corazón, de tanto amar. Ojalá quieras tanto, que sea el Corazón de Cristo quien ame en ti. Aunque, para ello, necesitas mucha oración, mucha vida sacramental, mucha intimidad con el Señor.

El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí. Jesús no te pide que ames menos a los tuyos, sino que los ames más. Porque si los amas con ese pobre corazón tuyo, tan lleno de apegos, tan egoísta, tan «controlador», tan herido, esos afectos te acaban separando de Dios. ¡Cuántos padres, por «amor» a sus hijos, los acaban apartando de su vocación! ¡Cuántos hijos, por «amor» a sus padres, acaban destruyendo su matrimonio!

¡Ámalos más! Ámalos desde el Corazón del Salvador. Ámalos tanto, que estés dispuesto a morir para que ellos sean santos.

(TOA13)