Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

24 junio, 2020 – Espiritualidad digital

Fiel

¡Menuda rabieta, la de los parientes, con el nombre de la criatura! Fieles a la costumbre, estaban empeñados en llamarlo Zacarías, como su padre. Hasta que la madre intervino diciendo: «¡No! Se va a llamar Juan».

No es malo ser fieles a las buenas costumbres. Pero, en ocasiones, Dios rompe las buenas costumbres para instaurar fidelidades mejores. El nombre de Juan, precisamente, lleva unidas dos palabras: «Dios» y «fiel». Y se puede leer de dos maneras: «Fiel a Dios» y «Dios es fiel».

Fiel es quien responde hasta el final de sus promesas, y responde hasta el final ante aquéllos con quienes se compromete. En Juan, Dios mostró que era fiel a su promesa de redimir al hombre, y que seguía siendo fiel al hombre, a pesar de las infidelidades de su pueblo.

Juan fue fiel. Desde el seno materno, respondió a la vocación divina de ser el mensajero del Mesías con un «sí» pronunciado en forma de salto infantil. Y llevó aquel «sí» hasta el sello heroico del martirio.

No sé si te llamas Juan, ni si debo felicitarte hoy. Pero sé que Dios es fiel a ti, y le pido que seas tú, como Juan, fiel a Dios.

(2406)