Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

16 junio, 2020 – Espiritualidad digital

El que está «para todos»

No sé si te habrás dado cuenta, pero, cuando sufrimos, tendemos a replegarnos sobre nosotros mismos, volviendo a la posición fetal. Si tuviéramos caparazón, como los crustáceos, nos meteríamos dentro; no lo tenemos, y por eso nos hacemos una «bola». Comenzamos a entonar el «¡Ay de mí!», nos distanciamos de los demás, nos aislamos con nuestras penas, y no estamos «para nadie». Así nos protegemos del dolor, y de quienes nos lo producen. El sufrimiento es muy egoísta.

Para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir el sol sobre malos y buenos. Mira al Crucifijo, y déjate estremecer por lo que ves. Nadie ha sufrido jamás como Él. Pero su postura, con los brazos extendidos y el cuerpo abierto, es lo contrario a la posición fetal. No se cubre, no se protege, no se aísla, sino que se entrega como entrega el sol sus rayos. Está «para todos», para quienes lo aman y para quienes lo trituran, porque Él es el sol que brilla sobre malos y buenos.

Si el Sermón de la Montaña es toda una lección de entrega, la pizarra donde Dios dibujó para nosotros esa lección es la Cruz. Mírala, y aprende a amar.

(TOP11M)