Evangelio 2020

abril 2020 – Página 2 – Espiritualidad digital

Magos y santos

Cuando los judíos preguntaban a Jesús: ¿Qué tenemos que hacer para realizar las obras de Dios?, buscaban lo mismo que Simón, el mago, cuando dijo a los apóstoles: Dadme a mí también ese poder, de forma que reciba el Espíritu Santo aquel a quien yo imponga las manos (Hch 8, 19). Habían visto a Jesús multiplicar panes, y querían ellos realizar prodigios semejantes. «¡Mago, cuéntanos tu truco, enséñanos a sacar conejos de la chistera!».

¡Si hubieran querido entender el verdadero significado de «las obras de Dios»! La obra de Dios es ésta: que creáis en el que él ha enviado.

La obra de Dios es la Redención. Y se consumó sobre una cruz. Fue sacrificio de obediencia ofrecido por el Hijo al Padre. La mirada de fe al Crucifijo une la vida del cristiano a la de Cristo, y fruto de esa mirada es el amor rendido que ya no desea nada más que obedecer, para unirse así al Amado.

La fe sin obras está muerta (St 2, 26). Pero la obra de Dios comienza por una mirada de fe. La santidad no consiste en sacar conejos de una chistera, sino en clavar la vida a la Cruz del Salvador.

(TP03L)

(HOMILÍA EN AUDIO PARA QUIENES NO PUEDEN ASISTIR A MISA HOY) (Pulsar en el enlace con el botón derecho para descargarla)

(Puede suscribir los audios como podcast añadiendo esta dirección a su agregador de podcasts: https://www.espiritualidaddigital.com/feed/podcast/ )

26 de abril de 2020: Meditación

(MEDITACIÓN DE 30 MINS. PARA REZAR EN CASA) (Pulsar en el enlace con el botón derecho para descargarla)

(Puede suscribir los audios como podcast añadiendo esta dirección a su agregador de podcasts: https://www.espiritualidaddigital.com/feed/podcast/ )

Negando la mayor

«Dios no existe. Si existiera, no habría guerras, pandemias, ni injusticias. Ningún padre dejaría que su hijo muriera cruelmente, si pudiese evitarlo. Si Dios no lo puede evitar, no es Dios. Si puede evitarlo y no lo hace, no es padre».

Tras esta queja se esconde la certeza, en forma de axioma innegociable, de que Dios tiene la obligación de socorrer al hombre en sus problemas temporales. Esa misma certeza late tras el relato de los discípulos de Emaús: Nosotros esperábamos que él iba a liberar a Israel. Si Dios no libró a Jesús de la infame muerte, Jesús no es Hijo de Dios. Si Jesús no liberó a Israel, no es el Mesías.

¿No era necesario que el Mesías padeciera esto? Cristo hace pedazos el axioma innegociable: «No he venido a librarte de la muerte física, sino a morir contigo, y a convertir la muerte en puerta de la Vida. No he venido a solucionar tu vida temporal, sino a darte vida eterna. Tus dolores, problemas y padecimientos no han desaparecido, pero se han convertido en puertas abiertas a lo eterno. No era necesario que el Mesías solucionara tu vida. Era necesario que muriese contigo».

¿No acabas de entender?

(TPA03)

(HOMILÍA EN AUDIO PARA QUIENES NO PUEDEN ASISTIR A MISA HOY) (Pulsar en el enlace con el botón derecho para descargarla)

(Puede suscribir los audios como podcast añadiendo esta dirección a su agregador de podcasts: https://www.espiritualidaddigital.com/feed/podcast/ )

25 de abril de 2020: Meditación

(MEDITACIÓN DE 30 MINS. PARA REZAR EN CASA) (Pulsar en el enlace con el botón derecho para descargarla)

(Puede suscribir los audios como podcast añadiendo esta dirección a su agregador de podcasts: https://www.espiritualidaddigital.com/feed/podcast/ )

Tu vida: mensaje y reparto

Para este día de san Marcos tengo una pregunta: ¿Qué está anunciando tu vida a los demás? No respondas deprisa, porque me dirás que tu vida no es un anuncio; es tu vida, la vives, y punto. Pero no es cierto. Quienes te rodean ven tu vida, y captan el mensaje. ¿Qué mensaje estás enviando? Mírate desde el exterior, como si fueras espectador de tu vida, y responde: ¿de qué trata?

Te sorprenderás. Si eres sincero, quizá te percates de que tu vida trata sobre ti y tus problemas, tus planes, tus deseos y tus caprichos. En los títulos de crédito, el papel principal en el reparto es el tuyo: tú, haciendo de ti mismo. Y, como coprotagonistas, quienes te rodean, pero con mucho cuidado de no hacerte sombra.

Id al mundo entero y proclamad el evangelio a toda la creación. Ellos se fueron a predicar por todas partes. ¿Qué sabes de la vida de san Marcos? Más bien poquito. Y, sin embargo, gracias a él conoces la vida de Cristo. Protagonista: Cristo. Estrella invitada: Marcos.

¡Qué gran cartel! Aún estás a tiempo de rehacer tu película. Pero date prisa, que cuando aparezca el «The End» ya no tendrá remedio.

(2504)

(HOMILÍA EN AUDIO PARA QUIENES NO PUEDEN ASISTIR A MISA HOY) (Pulsar en el enlace con el botón derecho para descargarla)

(Puede suscribir los audios como podcast añadiendo esta dirección a su agregador de podcasts: https://www.espiritualidaddigital.com/feed/podcast/ )

24 de abril de 2020: Meditación

(MEDITACIÓN DE 30 MINS. PARA REZAR EN CASA) (Pulsar en el enlace con el botón derecho para descargarla)

(Puede suscribir los audios como podcast añadiendo esta dirección a su agregador de podcasts: https://www.espiritualidaddigital.com/feed/podcast/ )

Sáciate, no temas

A sus discípulos les dijo Jesús: Todo el que por mí deja padre o madre recibirá cien veces más (Mt 19, 29). Los párrocos experimentamos este «ciento por uno» de una forma curiosa: Abandonamos a nuestra madre para dedicarnos al ministerio, y, en la parroquia, nos aparecen cien madres empeñadas en que comamos sin medida: «Tenga, padre, unas judías», «tenga, padre, unas albóndigas»… Si comiera todo lo que me dan, no podría moverme, os lo aseguro. Y es que las madres nunca piensan que sus hijos han comido bastante.

Así era, también, Jesús. Cuando multiplicó los panes, los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Cuando se saciaron… No estuvo contento hasta que no los vio saciados. Así sabemos que ese pan era anuncio de un pan espiritual. En el alimento corporal, a pesar de las madres, conviene ser sobrios. Pero, al alimentar el alma, Jesús no da el Espíritu con medida (Jn 3, 34).

No te conformes diciendo: «ya he rezado hoy». Mantén la presencia de Dios durante el día, sáciate de los bienes espirituales, y más en Pascua. Mientras el esposo está con ellos, no pueden ayunar (Mc 2, 20).

(TP02V)

(HOMILÍA EN AUDIO PARA QUIENES NO PUEDEN ASISTIR A MISA HOY) (Pulsar en el enlace con el botón derecho para descargarla)

(Puede suscribir los audios como podcast añadiendo esta dirección a su agregador de podcasts: https://www.espiritualidaddigital.com/feed/podcast/ )