Evangelio 2020

8 abril, 2020 – Espiritualidad digital

Judas: su última lección

Sabemos muy bien cómo terminó Judas su vida: Fue y se ahorcó (Mt 27, 5). Desde luego, no era ese fin el que él tenía previsto cuando consumó su traición.

«¿Qué estáis dispuestos a darme si os lo entrego?» Ellos se ajustaron con él en treinta monedas de plata. Cuando conoció a Jesús, Judas buscaba, por la violencia, la liberación de Israel. Jesús quiso moverlo a buscar, más bien, la salvación de su alma. Pero Judas, tan empeñado en liberar a Israel, no parecía igual de empeñado en librarse de su pecado. Por eso detestó al Señor en su interior.

Cuando decidió entregarle, ya no quiso volver a buscar la liberación del pueblo. Su nuevo propósito era liberarse a sí mismo de la pobreza, y las treinta monedas le parecieron un seguro de vida. Se olvidaría de todo, y cambiaría sueños por riquezas. Pero, cuando, tras haber perpetrado su crimen, obtuvo aquel dinero, el asco que sentía en su alma perfumó también la plata que tenía en las manos.

Quizá, la última lección de su existencia fue que el pecado promete vida y paga muerte. Cristo, en cambio, promete Cruz y paga Vida. No esperes tú tanto tiempo para aprenderla.

(XSTO)

(HOMILÍA DE 30 MINS. PARA REZAR EN CASA) (Pulsar en el enlace con el botón derecho para descargarla)