Evangelio 2020

6 abril, 2020 – Espiritualidad digital

Adoración nocturna

«Ave, verum Corpus natus de Maria Virgine!» ¡Salve, verdadero cuerpo, nacido de María Virgen!

Toda la Pasión tiene su centro en ese cuerpo, formado en las purísimas entrañas de María, donde Dios y el hombre fueron unidos en la misma carne.

Ese cuerpo será maltratado por sus enemigos, ultrajado, escupido, azotado y crucificado. Pero ese mismo cuerpo, durante su Pasión, también será venerado por sus amigos.

María tomó una libra de perfume de nardo, auténtico y costoso, le ungió a Jesús los pies y se los enjugó con su cabellera. El cariño con que esta mujer unge los pies del Salvador será el adelanto del homenaje rendido por los verdaderos adoradores. El siguiente turno lo cubrirá la Verónica, cuando enjugue el rostro del Señor camino del Calvario. Después, Nicodemo desprenderá manos y pies del madero. La Virgen, recogiendo el cuerpo exánime de su hijo, lo cubrirá de besos y lágrimas. Y María Magdalena lo ungirá con perfumes. José de Arimatea, último adorador del Viernes Santo, guardará en el sagrario de su sepulcro esa misteriosa reserva del cuerpo muerto del Salvador.

¿Dónde estás, en ese grupo elegido de adoradores? Pregúntate como has tratado a la Eucaristía hasta el día de hoy.

(LSTO)

(HOMILÍA DE 30 MINS. PARA REZAR EN CASA) (Pulsar en el enlace con el botón derecho para descargarla)