Evangelio 2020

13 marzo, 2020 – Espiritualidad digital

¿Quieres tú lo que nadie quiere?

Pedro, Santiago y Juan contemplaron, embelesados, el rostro radiante de Cristo en el Tabor. Sin embargo, sólo Juan fue capaz de contemplar el cuerpo entregado de Jesús en la Cruz.

¿Podrás tú contemplar, en este viernes de Cuaresma, las llagas del Crucifijo como quien se rinde de amor ante el Amor?

Míralo: Ahí tienes la piedra que desecharon los arquitectos, y que es ahora la piedra angular. Despreciado de todos. Y, sin embargo… No hay belleza mayor sobre la tierra.

Venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia. Eso quieren: Tierras, riquezas, salud, prestigio, cosas, cosas, cosas… Y, para lograrlas, están dispuestos a dejar atrás al hermano, y a pisarlo, si es preciso. Somos solidarios mientras somos ricos. Pero, cuando vemos en peligro nuestras riquezas, sale el monstruo que llevamos dentro. Conforme escribo estas letras, una epidemia hace temblar a las masas. Y todos quieren llegar primero a las tiendas para arrasar con la comida, sin pensar en quienes vendrán detrás.

Mira a la Cruz: es tu tesoro. No tendrás que pelearte con nadie para lograrlo, porque nadie lo quiere: hambre, sed, enfermedad, soledad, ultrajes… y Cristo. Lo que el mundo desprecia, lo escoge Dios para instaurar su reino.

(TC02V)