Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

3 marzo, 2020 – Espiritualidad digital

La Cuaresma, el chocolate, y el maná

Cuando Dios sacó a su pueblo de Egipto y lo guio al desierto, quiso alimentarlo con el maná.

En estos días, quiere Dios sacarte de tu pecado para llevarte a Él. Pero, entre tus pecados y Dios, se extiende un desierto llamado Cuaresma que tú, fiel a la llamada del Señor, has decidido cruzar. Por eso, te has impuesto pequeñas privaciones.

Palabra de confesor: no sé por qué motivo, el chocolate parece el gran protagonista de la Cuaresma. De cada tres personas que confieso, dos y media han decidido privarse del chocolate. Me extraña, porque, a mí, la falta de chocolate no me mortifica, pero hay más adictos al cacao de los que yo pensaba.

Estadísticamente, es fácil que tú, lector, hayas optado por privarte de chocolate. Déjame decirte que, a cambio del chocolate, Dios te saciará con el maná. Pídelo: Danos hoy nuestro pan de cada día. Y, después, recíbelo. Comulga a diario durante la Cuaresma. No te prives del chocolate, sin más. Cámbialo por la Eucaristía, y ojalá desarrolles tanta adicción por la comunión como la que tienes por el cacao. Habrá sido la Cuaresma mejor aprovechada de tu vida. Que no sólo de chocolate vive el hombre.

(TC01M)