Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

24 febrero, 2020 – Espiritualidad digital

… Y nosotros lo abandonamos

Contempla, frente a frente, dos imágenes: Por un lado, el Cristo que, investido de majestad, expulsa los demonios, tal como hoy nos lo muestra el evangelio; por otro lado, contempla el «ecce homo», al mismo Cristo despojado de su dignidad, su honor y hasta su piel, cubierto de sangre y salivazos y coronado de espinas. ¿No quisieras morir de vergüenza? El Hijo de Dios vino al mundo para librarnos de los demonios, y nosotros, en pago, lo abandonamos a Él en manos de sus enemigos, e incluso, unidos a ellos por nuestras culpas, lo cubrimos de infamia.

Desde luego, quien pronunció el Sermón de la Montaña nos mostró cómo hacer el bien a quienes nos ofenden. Podríamos, y deberíamos llorar… Pero no creo que basten las lágrimas.

Esta especie sólo puede salir con oración. Hora de convertirse. Y de rezar, porque la oración constante e ininterrumpida nos unirá a Jesús en lo más íntimo de nuestros corazones. Llorar es una cosa; acoger, en las propias mejillas, las lágrimas de Jesús es otra. Contempla, pero no te quedes mirando: entra en la Roca, refúgiate en la llaga del costado, y padece con Él. Entonces serás más fuerte que todos los demonios.

(TOP07L)