Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

13 febrero, 2020 – Espiritualidad digital

De perros, gatos, y gateras

En la mujer que hoy nos presenta el evangelio se cumplieron las palabras del Señor: El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido (Mt 23, 12).

Jesús la comparó a un «perrito», indigno de comer de la mesa familiar: No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos. Ella, entonces, se humilló más, y renunció al diminutivo: Señor, pero también los perros, debajo de la mesa, comen las migajas que tiran los niños. Entonces Jesús se conmovió: Por eso que has dicho, el demonio ha salido de tu hija.

Por eso que has dicho… Fíjate cómo un solo acto de humildad basta para expulsar a los demonios. Y aprende; porque, a menudo, queremos vencer al Maligno como si fuéramos san Miguel, a espadazo limpio, a base de esfuerzos y gestos heroicos. Eso es normal en un arcángel, cuya pureza es superior a la de todos los demonios. Pero nosotros… Nosotros somos unos pobres pecadores. Y un pobre pecador sólo puede vencer a los demonios siendo humilde, pasando de perro a gato, y saliendo de la tentación por la gatera. Por allí los demonios, con toda su soberbia, no cabrán jamás.

(TOP05J)