Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

4 febrero, 2020 – Espiritualidad digital

El don y la excusa

Que la fe es un don de Dios es verdad de doble filo. Por un lado, es incontestable; nadie puede darse a sí mismo la fe, si no le viene del Cielo. Por otro, es la perfecta excusa: como la fe es don de Dios, no es culpa mía si no tengo la fe suficiente.

A la hemorroísa que fue sanada le dijo el Maestro: Hija, tu fe te ha salvado. A Jairo, cuando escuchó que su hija había muerto, le aconsejó: Basta que tengas fe. Y a quienes leéis estas líneas os dice el sacerdote que las escribe: los sacramentos obrarán en vosotros según vuestra fe.

Pero, si la fe la da Dios… ¿de quién es la culpa de que no comulgues bien?

Sólo tuya. La fe la da Dios a quien extiende la mano para recibirla. Reza más, y obtendrás más fe. Haz comuniones espirituales, y comulgarás mejor. Acude a un medio de formación, y el Espíritu te afianzará en la fe que recibiste. Y deja de poner a Dios como excusa de tu indolencia, porque Él quiere darte fe como para mover montañas. Cosa distinta es que lo de mover «ciertas» montañas no te acabe de apetecer.

(TOP04M)

“Evangelio