Evangelio 2020

19 enero, 2020 – Espiritualidad digital

Así te ha amado Dios

Desde que el pueblo de Israel salió de Egipto, cada año, al llegar la Pascua, se sacrificaba un cordero en las casas de los hebreos. Sin embargo, año tras año, aquel pueblo continuaba sumido en la esclavitud del pecado. Ninguno de esos corderos pudo limpiar las culpas de los pecadores, precisamente porque pertenecían a los mismos culpables; eran corderos de los hombres, y no puede lo sucio limpiar su propia suciedad.

Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Llegada la plenitud de los tiempos, Dios entregó a los hombres un cordero que no procedía de ellos, y que, por tanto, no estaba manchado con sus culpas, porque era el Cordero de Dios, su propio Hijo. Lo puso en manos de los pecadores, y supo, desde el principio, que lo matarían, y que aquella muerte sacrificial redimiría los pecados de los hijos de Adán.

Piénsalo bien, y muere de gratitud. ¿Quién, de entre nosotros, entregaría a su hijo único en manos de otra persona, si sabe que esa persona lo matará cruelmente? Pues eso es lo que ha hecho Dios, y lo ha hecho por amor a ti. Así te ha amado Aquél que te creó.

(TOA02)

“Evangelio