Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

18 enero, 2020 – Espiritualidad digital

El hombre a quien seguían los pecadores

Conocerás a personas que blasfeman sin ningún pudor, se mofan de la Iglesia, presumen de fornicaciones y adulterios, propagan ideologías contrarias a la moral… Ganarse el respeto y la amistad de gente así no es difícil: basta con darles la razón. Lo difícil es lograrlo sin hacerse cómplice de sus culpas y sin negar, ante ellos, que el camino que llevan conduce a la muerte. Jesús lo logró.

Muchos publicanos y pecadores se sentaron con Jesús y sus discípulos, pues eran ya muchos los que lo seguían.

¿Cómo lo hizo? Mirándolos con cariño. Al poner en ellos sus ojos, no los juzgaba; simplemente, con su mirada les anunciaba que Dios los amaba como eran, y abría para ellos un camino de salvación. La gente es mucho más sensible al cariño de lo que pensamos. Entre quien los ama y quien les da la razón, prefieren a quien los ama, aunque no esté de acuerdo con ellos.

La única excepción a esta regla fueron los fariseos. Tan seguros estaban de sí mismos, que sus corazones se habían endurecido y ya no podían recibir cariño. La soberbia es el peor –no sé si el más grave, pero el peor– de los pecados.

(TOP01S)

“Evangelio