Evangelio 2020

15 enero, 2020 – Espiritualidad digital

Un buen yerno

No sabemos si la mujer de Simón vivía, o si el apóstol era viudo; extraña que no se mencione a su esposa en ningún lugar del Evangelio. Lo que sabemos es que la suegra de Simón tenía un buen yerno. No todas las suegras pueden decir eso.

La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, e inmediatamente le hablaron de ella. Un buen yerno se preocupa por su suegra, y, si la ve enferma o sufriendo, además de cuidarla, pide por ella. Y eso hicieron Simón y los amigos de aquella mujer: hablar de ella a Jesús.

No podemos arreglar el mundo. Ni tan siquiera podemos arreglar las vidas de quienes están más cerca de nosotros. Pero, si amamos a quienes nos rodean, nuestra oración, nuestros rosarios, y nuestras misas deberían estar plagadas de intenciones: «Señor, este amigo mío no va a misa… Señor, este hijo mío está sufriendo… Señor, esta amiga necesitaría confesarse, y no quiere… Señor, este compañero de trabajo me ha tratado mal porque no soporta que sea cristiano…» ¡Maravillosa oración de intercesión de un apóstol con celo de almas!

¿De cuántas almas se compone tu oración? ¿A cuántos subes a la patena en cada misa?

(TOP01X)

“Evangelio