Evangelio 2020

14 enero, 2020 – Espiritualidad digital

¡Hazlo callar!

Todo comenzó cuando una tal Eva, mujer de un cierto Adán, dejó hablar a una serpiente que llevaba veneno en la lengua. Si aquella mujer hubiera pasado de largo, o, como siglos después hizo otra mujer, hubiera pisado la cabeza de la víbora, este mundo sería otra cosa. Pero no lo hizo: dejó hablar al animal, y el animal la arrastró a ella y al marido. Y a nosotros, claro. Así nos va.

¡Cállate y sal de él! Para que aprendamos de una vez por todas, Jesús mandó callar a los demonios. No discutió con ellos, ni los escuchó, ni negoció con los reyes del engaño. Simplemente, los mandó callar.

El malvado escucha en su interior un oráculo del pecado (Sal 36, 2). Eso va por ti. Y por mí. ¿Qué haces cuando te sorprendes juzgando por dentro a tu prójimo, urdiendo mentiras, soñando traiciones, anhelando venganzas, chismorreando, o quejándote de todo? Acalla esas voces; porque, si no lo haces, se apoderarán de ti.

Acoge en tu interior la voz de Dios; mientras conduces, mientras trabajas, mientras comes, y no sólo en el tiempo de oración. A lo largo de un día, se pueden pensar cientos de miles de jaculatorias.

(TOP01M)

“Evangelio