Evangelio 2020

25 diciembre, 2019 – Espiritualidad digital

Belenes vivientes

fervorSe ha encendido una luz, y se ha llenado el mundo de belenes, en los que el Niño Dios resplandece y alumbra la tierra.

Esa luz no se ha encendido en las aceras de las calles, ni en los escaparates de los comercios. Esa luz, la verdadera luz de Navidad, la ha encendido Dios en las almas en gracia, en las que ha alumbrado a su Hijo Jesús. Esas personas, cautivadas por una alegría serena, espiritual y desbordante, son belenes vivientes que todo lo iluminan.

El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Mírate por dentro. ¿Estás encendido? ¿Brillas con el brillo del Dios encarnado? Entra en tu alma, y goza de ese resplandor, porque Cristo ha nacido en ti. Hoy has sido besado con un beso de Luz. Y, ahora, deja que esa luz alumbre también a quienes te rodean: hazlos partícipes de la gracia del Bien Nacido.

Tu propósito, tu ofrenda de amor al Niño Dios: en estos días, ni un mal gesto, ni una mala palabra, ni un enfado. No permitas que nada te quite el buen humor. Sonríe mucho. Sé, entre los tuyos, un belén viviente, porque, para muchos, la Navidad eres tú.

(2512)

“Evangelio