Evangelio 2020

15 diciembre, 2019 – Espiritualidad digital

El Bautista, y tú

Cuando la semilla se siembra, es preciso que, primero, la tierra haya sido arada. A la semilla hay que prepararle el camino, si queremos que dé fruto.

Cuando Dios quiso sembrar en tierra su semilla, su Hijo, también eligió prepararle el camino. Y envió a Juan Bautista con esa tarea: Este es de quien está escrito: «Yo envío mi mensajero delante de ti, el cual preparará tu camino ante ti». Para que la salvación que el Hijo de Dios traía al mundo diese fruto, era preciso que los hombres estuviesen arrepentidos y dispuestos a convertirse. Por eso Juan proclamó un bautismo de conversión.

Dios te ha encargado a ti la misma tarea. Prepárale el camino. En tu hogar, en tu lugar de trabajo, en tu grupo de amigos… Vive de tal manera que quienes te rodean quieran ser mejores, y estar más cerca de Dios. Seguro que puedes animar a unos cuantos a que se confiesen; a otros, a que recen más; a otros, a que se reconcilien, si están enfrentados… Y, con otros, quizá no puedas hacer más que rezar por ellos y transmitirles cariño y alegría. Pero por ahí se empieza.

Prepara, tú también, el camino al Señor.

(TAA03)

“Evangelio