Evangelio 2020

27 noviembre, 2019 – Espiritualidad digital

Ser cristiano en Occidente, hoy

Si el Reino de Jesús fuese de este mundo, el Evangelio sería aclamado por todos, aplaudido en parlamentos, ovacionado en salas de cine, promocionado en colegios públicos y difundido en las galas de la «gente bien».

Pero el Reino de Jesús no es de este mundo. Y, hoy día, en Occidente, decir públicamente que vas a misa o vestir de clérigo conlleva ser visto como enemigo del progreso y la sostenibilidad. Quien quiera aplausos, que se haga vegano, feminista, animalista o ecologista. Ser cristiano te convierte en apóstata social de esta nueva religión que profesa «ismos» en lugar de mandamientos.

Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a las cárceles, y haciéndoos comparecer ante reyes y gobernadores por causa de mi nombre.

Si las cosas siguen por este camino, a los sacerdotes que predicamos el evangelio nos acabarán encarcelando por «delitos de odio»… ¡Cuando proclamamos el Amor de Dios! Y, mientras nos acusan de «delitos de odio», espumarajos de odio saldrán a borbotones de sus bocas.

Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas. ¡Que tiempos tan apasionantes, en que la perseverancia de un abrazo al Crucifijo redimirá, no sólo nuestras almas, sino también las de quienes nos odian!

(TOI34X)