Evangelio 2020

18 noviembre, 2019 – Espiritualidad digital

Respetos humanos

BartimeoEso que llamamos «respetos humanos» es el disfraz de la cobardía. Por culpa de los respetos humanos, muchos enfermos quedan sin sanar, y a muchos ignorantes se les priva del anuncio del reino de Dios.

Bartimeo sabía que era ciego y pobre, y lo que más le importaba era su propia curación. Por eso gritaba, con todas sus fuerzas: ¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!

Los que iban delante le regañaban para que se callara. Pero Bartimeo no conocía los respetos humanos. Si, para lograr su curación, tenía que quedar mal con todo el mundo, le daba igual. Si a los demás les molestaba que rezase a gritos, también le daba igual. Si le tomaban por loco, entonces que sumasen loco a ciego y a pobre.

Es sorprendente cómo, para Bartimeo, parecen existir tan sólo dos personas en el mundo: él mismo, y Jesús. En medio de la multitud, logra quedarse a solas con él, como deberíamos quedarnos nosotros mientras caminamos por las calles o compramos en el supermercado.

Ojalá, a la hora de amar a Dios, y de anunciarlo, tengas en nada los respetos humanos. Al fin y al cabo –créeme– todo queda entre Jesús y tú.

(TOI33L)