Evangelio 2020

12 noviembre, 2019 – Espiritualidad digital

Baja esos humos

Te lo han dicho muchas veces, pero, en ocasiones, parece que aun no te hubieras enterado: Dios no te debe nada.

¿Acaso tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado?

Sin embargo, mírate: en lugar de pedir, parece que le exiges a Dios que haga tu voluntad, incluso cuando tú no estás haciendo la suya. Si Dios no te obedece, te enfadas, piensas que no te escucha, levantas la cabeza al cielo pidiendo explicaciones: «¿Por qué me sucede esto a mí? ¡No merezco este trato!».

Anda, baja esos humos. Si, de verdad, supieras lo que mereces, cerrarías esa boquita y agradecerías estar sufriendo solamente «eso». Ahora, mira a Dios, y mírate a ti. Él te lo ha dado todo sin que lo merezcas. Te ha dado la vida, te ha dado la fe, perdona todas tus culpas, te alimenta con el Pan de vida… Y, por si fuera poco, te ha llamado para que trabajes a su servicio.

Procura hacer tú su voluntad, antes que exigirle que te obedezca. Y, luego, pide lo que quieras con humildad; no como quien tiene derecho, sino como quien, siendo indigno, se atreve a pedir porque sabe que Dios lo ama.

(TOI32M)