Libros de José Fernando Rey Ballesteros

27 octubre, 2019 – Espiritualidad digital

Rezando y pecando a la vez

parábola del fariseo y el publicanoEn ocasiones, he tenido que reprender a quien estaba confesando sus pecados, porque, en lugar de pedir perdón de sus culpas, estaba acumulando culpas nuevas. «Padre me confieso de que mi cuñado es insoportable, no hay quien lo aguante, es un pesado, y no paga sus deudas»…

El realizar una acción sagrada no nos inmuniza contra el pecado. Hay quien peca mientras reza, como el fariseo de la parábola: ¡Oh, Dios!, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: ladrones, injustos, adúlteros. Peca contra la humildad, y peca contra la verdad. ¿Por qué estás tan seguro de no ser como los demás? Quizá no robes bancos, pero a Dios le has robado tu vida muchas veces. Quizá no seas injusto cuando compras y vendes, pero juzgas a muchos injustamente. Quizá no hayas mancillado el lecho conyugal, pero has mancillado el Amor de Dios adulterando con tus pecados. No sólo eres soberbio. Además, mientes.

Nunca os creáis mejor que nadie. Muchas horas, y muchos años de confesonario, me han dejado una certeza que corroboro cada día: aunque cada uno tenemos nuestras especialidades a la hora de pecar, venimos a ser todos, más o menos, lo mismo: unos pobres pecadores.

(TOC30)