Libros de José Fernando Rey Ballesteros

24 septiembre, 2019 – Espiritualidad digital

Diálogo entre el Maestro y el discípulo

En ocasiones, me gustaría estar presente mientras Jesús habla, y preguntarle. Afortunadamente, lo puedo hacer, porque el Evangelio es palabra viva. Y, así, cuando el Señor dice: Mi madre y mis hermanos son estos: los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen, le interrumpo.

– Pero, Rabbí, la palabra de Dios dice: Sed santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo (Lev 19, 2). ¿Cómo puedo cumplirla, si esa santidad está completamente fuera de mi alcance? ¡No puedo ser santo!

– Dices eso –me responde el Maestro– porque ves la palabra de Dios escrita en piedra, mientras tu corazón está lleno de tinieblas. Pero yo inscribiré la palabra de Dios en tu corazón por el Paráclito que os enviaré. Y, entonces, ella cumplirá cuanto dice. Cumplir la palabra de Dios es dejar que ella se cumpla en ti.

– Ahora entiendo: si escucho la palabra con ese Espíritu de adoración, y la guardo en lo profundo de mi alma, ella me fecundará, y crecerá dentro de mí. Si la acojo con ese fervor, después será dada a luz en obras de santidad. Y así, como la Palabra eres Tú, seré yo madre tuya.

– No estás lejos del reino de Dios.

(TOI25M)