Libros de José Fernando Rey Ballesteros

15 septiembre, 2019 – Espiritualidad digital

Ojos de misericordia

Si me preguntas dónde reside la misericordia, tendré que contestarte que, más que en las obras, la misericordia reside en la mirada.

¿Cómo mira, en la parábola del hijo pródigo, el hermano mayor a su hermano pequeño? ¿Quién es su hermano, para él?: Ese hijo tuyo que se ha comido tus bienes con malas mujeres. Ni siquiera lo llama «hermano». Es el «hijo de su padre». La acusación que formula es verdadera; aquel joven había malgastado el dinero de su padre en excesos y pecados. Pero los ojos del hermano mayor no pueden ir más allá.

¿Cómo mira el padre ultrajado a su hijo? Se le conmovieron las entrañas… lo cubrió de besos… «Este hijo mío estaba muerto y ha resucitado». Es su hijo amado, el que perdió su vida, y ahora vuelve arrepentido. Por eso, en lugar de acusarlo, lo abraza.

Así te mira Dios cada vez que te confiesas. No temas nunca acercarte a Él, por muchos que sean tus pecados.

Y así deberías mirar, tú también, a quien te ofende. Si tus ojos, en lugar de clavarse en la ofensa, se clavan con compasión en la desgracia de quien te ha ofendido, serás misericordioso. Aprende a mirar.

(TOC24)